Placas solares y celdas solares: ¿son lo mismo?

2438 Views 1 Comment

¿Son lo mismo las placas, paneles o celdas solares? Ahora que se habla tanto de las instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo, nos puede surgir esta duda. Te la resolvemos rápidamente: sí es lo mismo hablar de placas y paneles solares, pero las celdas son otra cosa. Aquí te lo explicamos.

Diferencia entre paneles y celdas solares

La placa solar es la pieza rectangular con marco de aluminio y cubierta de cristal que todos conocemos y hemos visto en los tejados, mientras que las celdas son los cuadrados más pequeños en que vemos en su interior. Es decir, que las placas o paneles fotovoltaicos están formados por celdas, también llamadas células fotoeléctricas. Esto es lo básico para entender cómo funcionan las placas solares y de qué están hechas.

Lo más habitual es que los paneles tengan 60 o 72 celdas, aunque podrían tener bastantes más o menos, y de ellas dependerá la potencia de las placas solares. Todas estas celdas se tienen que interconectar para formar el módulo o panel solar y generar electricidad suficiente para utilizar en casa.

Dentro de las celdas es donde se produce la “magia”, ya que son las encargadas de convertir la radiación del sol en energía eléctrica. Aunque, evidentemente, en realidad no es magia: es el efecto fotovoltaico que se descubrió hace casi 200 años, tal y como te explicamos en el artículo sobre el origen de la energía solar fotovoltaica.

¿Cómo funcionan las celdas solares?

Al estar hechas con materiales semiconductores como el silicio, cuando la luz solar llega a la celda esta hace que, gracias al efecto fotovoltaico que comentábamos, los electrones circulen produciendo una diferencia de potencial que crea la corriente eléctrica.

No obstante, la corriente que se genera en las placas solares aún no se puede utilizar dentro de casa. Esto se debe a que se genera corriente continua y ya sabemos que, desde la guerra de las corrientes de Tesla y Edison, la que usamos domésticamente es corriente alterna. Por eso, es necesario instalar un inversor solar que transforme esta corriente continua en alterna.

Celdas y placas solares

Tipos de celdas solares

Como te imaginarás, no todos los paneles fotovoltaicos ni todas las celdas solares son iguales. En principio, es rentable poner placas solares mientras podamos ubicarlas en una zona con luz directa natural, ya que la radiación solar (no el calor) es lo que necesitan para producir energía. De hecho, por eso el rendimiento de las placas solares no disminuye en invierno.

No obstante, hay que tener en cuenta que la composición del panel solar también influirá en el resultado final. En este caso, la eficiencia de las celdas dependerá, en gran parte, del material del semiconductor que utilicen (silicio monocristalino o policristalino). Cuanto más puro es el silicio, mejor alineadas están sus moléculas, y mejor se transforma la energía solar en electricidad.

Celdas monocristalinas

Estas son las celdas que se usan para fabricar los paneles solares monocristalinos, que son los más frecuentes. Son de color negro y tienen las esquinas como recortadas. Los paneles monocristalinos son los más eficientes del mercado ya que el rendimiento de las celdas es muy elevado. Aunque también el precio es más caro debido a que su proceso de fabricación es costoso.

Celdas policristalinas

Estas celdas son las que forman los paneles solares policristalinos. Estos paneles son de color azul, más claro que los monocristalinos. El proceso de fabricación es menos costoso y suelen ser más baratos, pero también son un poco menos eficientes.

Ahora que lo sabes, ya verás como no podrás resistir la tentación de mirar el color de las celdas, que ya ves que no son lo mismo que las placas solares.

1 Comments
  • nivito

    Responder

    Gracias por tu amable información.

Leave a Comment