¿Merece la pena instalar placas solares solo para el verano?

1181 Views 0 Comment

Tienes un chiringuito de playa, una casa para el verano o un negocio de temporada y te planteas si merece la pena instalar placas solares, ya que solo las usarás unos meses. La respuesta rápida es que sí, las placas solares compensan, también si son solo para el verano. Te contamos por qué y qué debes tener en cuenta.

Por qué merece la pena instalar placas solares

Una planta fotovoltaica es una inversión que se recupera rápidamente, ya que se tarda poco en amortizar las placas solares, unos cinco o seis años de media. Ten en cuenta que en una vivienda con un consumo energético normal la instalación fotovoltaica permite ahorrar hasta un 70% en la factura de la luz, de ahí la rápida amortización. Y si tienes baterías, el ahorro es aún mayor.

Además, mientras que el precio de las instalaciones de placas solares se ha abaratado enormemente los últimos años, la luz ha multiplicado su precio. Por lo tanto, partimos de la base que prácticamente en cualquier caso merece la pena instalar placas solares debido al ahorro que representan.

Y eso solo en términos económicos, a parte está el beneficio que representan para el medio ambiente.

Con o sin conexión a la red eléctrica

¿Si tienes placas solares tienes que pagar luz? Depende de lo que necesites. Si no puedes permitirte abastecerte exclusivamente de la energía solar y necesitas estar conectado a la red eléctrica, sí tendrás que pagar luz, aunque solo sea el mínimo.

No obstante, quizás te estás planteando desconectarte de la red si, por ejemplo, tienes un chiringuito en la playa. Esa opción es posible, pero debes tener en cuenta que, sin conexión a la red, te encontrarás con muchas limitaciones, ya que solo obtendrás energía durante las horas de luz.

En ese caso sería muy recomendable que instalaras baterías para almacenar la energía, ya que sin conexión a la red corres el riesgo de quedarte sin electricidad en algunos momentos. Y aun con las baterías tu consumo energético sería limitado.

Aun así, si consideras que tu consumo energético va a ser pequeño, puedes tener en cuenta esa alternativa, ya que las placas solares también funcionan sin conexión a la red.

Qué pasa cuando no se usan las placas en invierno

Y cuando llegue el invierno y no uses las placas, ¿qué pasará? Absolutamente nada.

Los paneles están diseñados para estar a la intemperie y que apenas necesiten mantenimiento, por lo que no tendrás que preocuparte ni de limpiar las placas solares ni de protegerlas de las inclemencias del tiempo.

Durante ese tiempo, tu instalación seguirá produciendo energía, la uses o no la uses. Aunque la producción es menor debido a que hay menos horas de sol, el rendimiento de las placas solares en invierno es igual o incluso mayor que en verano. Si no vas a utilizar esa energía que se seguirá generando, podrás almacenar una parte en baterías y, si tienes conexión, podrás volcarla a la red eléctrica. Tus placas seguirán produciendo sin ningún coste para ti y, si no usas esa energía, no pasa nada.

Si te has animado a aprovechar la energía solar en verano, también te contamos cuáles son los requisitos para instalar placas solares y cómo tener paneles solares para casa en 3 pasos.

0 Comments

Leave a Comment