El albedo de las placas solares no deslumbra

583 Views 0 Comment

Si alguna vez has oído el comentario que el reflejo de placas solares o, lo que es lo mismo, su albedo, puede molestar a los pilotos y el tráfico aéreo, no es así. Puedes instalar placas solares con total tranquilidad. No causarás ningún accidente aéreo. Y te contamos por qué.

Las placas son la parte más visible de las plantas de energía solar. Si bien la mayor parte de los componentes de una instalación fotovoltaica se instalan en el interior (inversores, cableado, contador…), las placas van el exterior, lógicamente. Precisamente lo que buscamos es que capten el máximo de luz solar, y por eso se colocan en las zonas más despejadas, como tejados, marquesinas o jardines. Se ven perfectamente a vista de dron o incluso desde los aviones y helicópteros.

No obstante, a la hora de estudiar la orientación y la inclinación de las placas solares lo único que debes tener en cuenta es el flujo de luz solar que recibirán. No debes preocuparte por el albedo, el reflejo que desprenderá tu instalación. Tranquilo, no deslumbrarás a los pilotos.

¿Qué es el albedo?

El albedo es, de toda la radiación solar que incide en la placa (o en cualquier superficie), la proporción que se refleja. Por ejemplo, el albedo medio de la tierra es aproximadamente del 30%, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología. Las zonas de nieve pueden tener un albedo del 75% mientras que el fondo del mar, solo del 10%.

¿Y los paneles solares? ¿Cuál es su albedo? En torno al 23%, según mediciones del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts) recogidas por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). En su guía para fomentar el autoconsumo energético, dirigida a ayuntamientos, explica que los reflejos de las placas solares serían equivalente al reflejo que genera el agua en alta mar.

Por eso, decir que las placas solares pueden molestar al tráfico aéreo es como decir que el reflejo del agua puede molestar a los pilotos que cruzan el charco.

¿Por qué los paneles solares no deslumbran?

Y ¿por qué el reflejo de las placas solares es tan pequeño y no deslumbra? Porque ya están hechas para que así sea.

La cubierta de vidrio de los paneles fotovoltaicos tiene que ser altamente antirreflectante, no solo para evitar deslumbramientos sino también para que la luz del sol no rebote sobre la placa y se pierda. El objetivo es absorber la mayor cantidad posible de radiación para que esta llegue a las células solares, que se encuentran en el interior de la placa, y conviertan la energía de la luz del sol en electricidad. Habitualmente estas células fotovoltaicas están fabricadas a base de silicio, aunque en las placas “de capa fina” también se utilizan otros materiales más ligeros y flexibles.

Para poder funcionar correctamente, la cubierta exterior tiene que dejar pasar el máximo flujo de fotones posible, que se encuentran en la luz solar. Por eso a este vidrio se le aplican varias capas anti reflectantes. Este material transparente dejará pasar la luz, la radiación electromagnética con longitudes de onda que van de los 350 nm y 1200 nm (desde el espectro visible al infrarrojo próximo).

Esta superficie exterior, además, es impermeable y resistente al granizo. Lo más frecuente es que esté fabricada con vidrio templado, un material económico, resistente, con gran transparencia y que se limpia solo con el agua de lluvia. Gracias a esta cubierta, cuidar y proteger los paneles solares no supone ninguna dificultad.

Certificación de no producción de reflejos

Como hemos visto, los reflejos de los paneles solares son insignificantes. Por eso, no es cierta la idea de que las instalaciones fotovoltaicas pueden deslumbrar o molestar. De hecho, numerosos aeropuertos de todo el mundo están optando por las renovables y están instalando placas fotovoltaicas para autoconsumo en sus instalaciones. Mejor prueba de que las placas no afectan a la seguridad aérea no puede haber.

Dicho esto, la guía del IDAE, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, recoge que a la hora de tramitar las autorizaciones y permisos para instalar placas solares consta que las placas no producen reflejos significativos. Aunque vivas cerca de un aeropuerto, las normas actuales permiten el uso de placas.

La guía también explica que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) avisa que los “paneles solares tendrán una reflectancia especular baja con el fin de que la instalación no produzca deslumbramientos a las aeronaves”, sin exigir ningún informe o certificación adicional.

Evidentemente, el reflejo de las placas tampoco molestará a los conductores de la ciudad ni a los peatones. En este caso, su reflejo se compara con el de las ventanas de los edificios. En muchos casos, en vez de molestar, el efecto de las placas resulta hasta más estético. Le pone un poco de brilli brilli al ladrillo que no está mal.

0 Comments

Leave a Comment