Diferencia entre instalaciones con excedentes y sin excedentes

1456 Views 0 Comment

¿Qué diferencia hay entre las instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo con excedentes o sin excedentes? Básicamente, la posibilidad de verter la energía que no usamos a la red eléctrica y obtener una compensación a cambio.

A la hora de instalar placas solares para autoconsumo fotovoltaico, tú decides qué hacer con la energía que produces y que no vas a gastar. Puedes volcarla en la red eléctrica y comercializarla, almacenar una parte en baterías si dispones de ellas, o bien dejar que se pierda.

Como es normal cuando tienes placas solares, durante el día se producen picos de producción, según la luz del sol que reciban las placas, mientras que por la noche nuestra planta no generará energía. También puede ocurrir que, aunque el rendimiento de las placas solares en invierno no cambie, la producción de energía sí puede ser menor, ya que tenemos menos horas de luz. Lo más habitual es que en los picos de máxima producción te “sobre” energía y, en cambio, en las horas nocturnas seguramente necesitarás abastecerte de las baterías o la red eléctrica.

Y aquí es donde tú decides cómo quieres gestionar tu energía.

Autoconsumo sin excedentes

Si eliges una instalación fotovoltaica sin excedentes, tus placas solares dispondrán de un sistema antivertido. Así, aunque estuvieran conectadas a la red de distribución o de transporte, la energía que te sobre no se volcará a la red eléctrica.

En este caso, serás consumidor de tu propia energía pero no serás “productor”. Es decir, autoconsumirás energía pero no la producirás para el resto de usuarios de la red eléctrica.

También en el caso de instalaciones fotovoltaicas colectivas se puede optar por el sistema sin excedentes. En este caso las instalaciones estarán conectadas a la red interior de los diferentes usuarios pero no a la red eléctrica general.

¿Las ventajas del sistema sin excedentes? Pues no son muchas, la verdad. Si bien es cierto que tú tienes el control absoluto sobre la energía que generas y decides en todo momento qué hacer con ella, con el sistema sin excedentes estás perdiendo la oportunidad de recibir una compensación por la energía que no vayas a usar.

Si en este caso se eliminara el sistema antivertido, la instalación pasaría a ser con excedentes y podrías acogerte al mecanismo de compensación.

Autoconsumo con excedentes

Si optas por una instalación fotovoltaica con excedentes significa que tus placas, además de generar energía para autoconsumo, también están produciendo energía que, si tú no la usas, se inyectará a la red de transporte y distribución eléctrica.

En este caso, además de consumidor eres productor de energía, y te podrás acoger voluntariamente al sistema de compensación de excedentes. Mediante este sistema podrás volcar a la red la energía que no consumas y compensar así la energía que tienes que adquirir cuando tus placas no estén produciendo. Para poder beneficiarte de la compensación tu planta debe ser de menos de 100kW, aunque lo normal es que las instalaciones domésticas ya sean de mucha menos potencia.

Si es así y optas por la compensación de excedentes, verás que tendrás un ahorro en la parte variable de tu factura de la luz. A final de mes se compararán las lecturas de tus contadores para ver la energía que has producido y la que has consumido y cuanta más energía hayas volcado menos tendrás que pagar por la energía que adquieras de la red eléctrica.

Ahorro con la compensación

El ahorro que obtendrás con la compensación dependerá de la cantidad de energía que inyectes pero también del precio de venta de los excedentes. Ten en cuenta que el precio de la compensación de la energía se pacta con la comercializadora eléctrica y puede ser ligeramente diferente según la compañía o las ofertas que tengan vigentes en cada caso.

Lo normal es que si tienes un contrato de suministro con una tarifa regulada PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor) la tarifa de la luz irá cambiando a lo largo del día según la oferta y la demanda, mientras que los excedentes se te pagarán al precio acordado para cada hora. A final de mes a tu factura de la luz se le restará el importe de los excedentes que hayas producido.

En este sentido, hay tres cosas importantes que tienes que tener en cuenta:

a) Lo habitual es que las comercializadoras nos paguen el KW que vendemos más barato que el que compramos.

b) El precio de los excedentes no puede superar el precio de la energía que consumimos. Es decir, no nos pagarán dinero si producimos mucha energía. Como mucho se podrá compensar la energía producida con la consumida y el balance quedará a cero. En ese caso no tendríamos que pagar por la energía que hemos obtenido de la red, pero tampoco recibiremos dinero por los excedentes.

c) En caso que produjéramos tanta energía que se nos compensara todo el consumo eléctrico que obtenemos de la red, aún así seguiríamos pagando una parte de la factura de la luz: la parte fija. Esta parte incluye conceptos como la potencia facturada, el impuesto de electricidad, el alquiler del contador de la luz o el IVA.

Es cierto que, como ves, aunque tengas placas solares tendrás que seguir pagando luz, pero el ahorro con la compensación de excedentes puede llegar a ser muy notable. Por eso, si dudas entre una instalación con excedentes o sin excedentes nuestro consejo es, sin duda, que apuestes por la compensación.

0 Comments

Leave a Comment