Día Mundial del Urbanismo

42 Views 0 Comment
Día Mundial del Urbanismo

El 8 de noviembre de cada año se celebra el Día Mundial del Urbanismo. Este día fue establecido en el año 1949 con el objetivo de concienciar a las personas sobre la importancia y la necesidad de crear espacios verdes, evitar la contaminación y asegurar una buena planificación urbana.  

¿Por qué es necesario el urbanismo?

El urbanismo es el responsable de planificar diseños y servicios que mejoren la calidad de vida de las personas en las ciudades. El urbanismo tiene distintos propósitos:

  • Aumentar el número de parques y zonas verdes.
  • Descongestionar las zonas de la ciudad que estén superpobladas.
  • Facilitar el acceso a servicios prioritarios como centros de salud y educativos.
  • Mejorar la red de transporte y que además no represente una fuente de contaminación.
  • Encargarse de la recogida de la basura y garantizar que los desechos tengan un destino adecuado.

Objetivos de la ONU en urbanismo

En la Agenda 2030, la ONU recoge el objetivo de lograr ciudades sostenibles. Así, se pretenden mejorar las condiciones de vida de las personas que viven en zonas marginales y asegurar un equilibrio entre la forma de vida actual y el medio ambiente.

¿Por qué es necesaria una transformación de las ciudades en lugares sostenibles y ecofriendly?

Para empezar, el 55% de la población mundial vive en ciudades (aproximadamente 4,5 mil millones de personas). Las ciudades consumen sobre un 60% de toda la energía eléctrica mundial, además de ser el origen de la mayor parte de las emisiones de carbono que contribuyen al efecto invernadero. Hace falta considerar que las ciudades generan aproximadamente el 80% de PIB global. Por tanto, no es de extrañar que se necesite organización y unos objetivos que quedan recogidos en este día.

Esta fecha conmemorativa reconoce y promueve la importancia de la planificación en la creación y la dirección que toman las comunidades urbanas para ser sostenibles. El Día Mundial del Urbanismo reclama a la conciencia de los ciudadanos y las autoridades, poniendo de manifiesto el impacto ambiental que supone el desarrollo de poblaciones y territorios.

¿Cómo deberían ser las ciudades en un futuro?

El Día Mundial del Urbanismo invita a reflexionar cómo son las ciudades actuales y cómo debería producirse su desarrollo. Las características ideales de una ciudad o población en un futuro no muy lejano deberían ir encaminadas a conseguir algunos objetivos como los siguientes:

Sostenibilidad y autosuficiencia

Está claro que el concepto de sostenibilidad tiene una relación directa con la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. Actualmente, el ciclo de vida de la energía y la materia prima que llega a las ciudades es lineal. Es decir, proviene del exterior como energía y productos, y se convierte en residuos y emisiones. Las ciudades del futuro deben convertir este ciclo en uno circular y ser capaces abastecerse energéticamente a sí mismas. También deberán generar menor cantidad de contaminantes y residuos.

Eficiencia energética

Desde el punto de vista energético, el camino a recorrer es muy largo. Las ciudades ya consumen la mitad de la energía a escala mundial. Por eso es importante que la construcción y rehabilitación de los edificios se base en la arquitectura pasiva y bioclimática, en el uso de materiales naturales, con bajo contenido de carbono o reciclados, con equipos inteligentes que permitan ahorrar o abastecerse de energías renovables y en la utilización de soluciones de aislamiento térmico para los edificios. Tal y como muestra un estudio realizado por la Alianza Europea de Compañías por la Eficiencia Energética, actualmente el 84% de los edificios españoles son energéticamente ineficientes. Para alcanzar la sostenibilidad deseada y mantener los niveles de confort y bienestar, será necesario la incorporación de tecnologías que permitan mayor eficiencia y ahorro energético sin comprometer al medio ambiente, es decir, energías renovables, como la energía solar.

Espacios naturales

Los espacios verdes ayudan a luchar contra la contaminación, mejoran la interacción social y la salud, y ayudan a promover la conciencia ambiental de los habitantes. Según los expertos, estos lugares deberían ocupar entre el 20% y el 40% de la zona urbana construida.

0 Comments

Leave a Comment