Cómo limpiar placas solares

683 Views 0 Comment

Si no sabes cómo limpiar las placas solares, te adelantamos que no tiene mucho misterio. La cubierta de vidrio es muy resistente y prácticamente se limpia como una ventana. A continuación te contamos lo que tienes que tener en cuenta.

Cada cuánto hay que limpiarlas

Las placas solares, pese a que están expuestas al polvo y la suciedad, no necesitan que las limpies a menudo. Con un par o tres de limpiezas al año debería ser suficiente.

¿Por qué no hay que limpiarlas a menudo? Porque ya están diseñadas para resistir a la intemperie. Las placas solares, por cómo funcionan y de qué están hechas, son muy resistentes y repelen la suciedad. Su superficie es deslizante, lo que evita que el polvo se quede adherido. Además, por su exposición al sol acostumbran a alcanzar altas temperaturas, lo que también contribuye a que la suciedad no se enganche.

Así pues, el polvo y los residuos de animales por lo general se suelen desprender con el viento o la lluvia. Aunque si no es así y la suciedad persiste, conviene que la retiremos. Por eso, es recomendable que de vez en cuando eches un ojo para asegurarte de que no haya hojas caídas o heces de pájaros que puedan entorpecer la recepción de los rayos solares.

Cómo limpiar placas solares

Limpiar las placas solares es muy sencillo, en realidad basta con usar agua y jabón. No debes usar detergentes agresivos ni muy ásperos, lo ideal es que utilices un jabón suave, por ejemplo del tipo lavavajillas. La esponja o el paño también tienen que ser suaves, como un trapo de algodón, para no dañar la superficie.

En cuanto a las proporciones, intenta usar muy poco jabón y mucha agua. Piensa que en la cubierta de las placas solares difícilmente se formarán manchas de grasa o de residuos que requieran soluciones jabonosas para retirarlos. El agua debería ser suficiente para arrastrar el polvo o la suciedad y reblandecer los restos de animales.

Si dispones de una manguera a la altura de las placas, prueba a usar el agua a presión. Si con eso no basta y queda algún resto de suciedad enganchado, siempre puedes recurrir a la esponja para frotar con cuidado la zona de la placa que no ha quedado suficientemente limpia.

Como ves, limpiar los paneles es un proceso muy sencillo, aunque también puedes contratar los servicios de una empresa especializada para que realice esta tarea. No obstante, insistimos en que el mantenimiento de las placas solares no es nada complicado y por lo general podrás realizarlo tú mismo.

Por qué hay que limpiar las placas

Ya has visto cómo limpiar las placas solares. No es difícil pero es importante. ¿Por qué? Para evitar que la suciedad reduzca la recepción de luz.

Ten en cuenta que el rendimiento de las placas solares depende del sol que reciben, ya que generan la energía a partir de los fotones de la luz. Por eso, cuanto más limpios estén, mejor. Parecen insignificantes, pero los restos de heces de los pájaros, aunque se suelen desprender por sí mismos, pueden producir una pequeña zona de sombra en la placa que afectaría algo al rendimiento.

Recuerda que los paneles solares no generan energía a través del calor sino mediante la luz solar. Por eso, mantener los paneles limpios te costará poco y revertirá en una mayor eficiencia.

0 Comments

Leave a Comment